For a better experience on MUBI, update your browser.

DE LA POLSKA SZKOŁA FILMOWA AL CINE DE LA INQUIETUD MORAL : UNA ANTOLOGÍA EN VÍDEO DEL CINE POLACO .

by VENIMOS LOS JODIMOS Y NOS FUIMOS
DE LA POLSKA SZKOŁA FILMOWA AL CINE DE LA INQUIETUD MORAL : UNA ANTOLOGÍA EN VÍDEO DEL CINE POLACO . by VENIMOS LOS JODIMOS Y NOS FUIMOS
Durante los años 30 del siglo XX, Polonia era el lugar donde se producí­a la mayor cantidad de pelí­culas judí­as en yiddish y también las de mayor calidad.Podrí­amos afirmar que el cine polaco nace con la II Guerra Mundial, al menos es ese el momento en que trasciende sus fronteras. Temas como la guerra y la ocupación militar de su territorio, la masacre de un veinte por ciento de su población en los frentes de batalla y los campos de exterminio, conmovieron de tal manera y se manifestaron con tal í­mpetu que asombraron – en lo que respecta al cine – a los públicos de occidente. Uno de los primeros de sus cineastas en hacerle al revoltoso… Read more

Durante los años 30 del siglo XX, Polonia era el lugar donde se producí­a la mayor cantidad de pelí­culas judí­as en yiddish y también las de mayor calidad.Podrí­amos afirmar que el cine polaco nace con la II Guerra Mundial, al menos es ese el momento en que trasciende sus fronteras. Temas como la guerra y la ocupación militar de su territorio, la masacre de un veinte por ciento de su población en los frentes de batalla y los campos de exterminio, conmovieron de tal manera y se manifestaron con tal í­mpetu que asombraron – en lo que respecta al cine – a los públicos de occidente. Uno de los primeros de sus cineastas en hacerle al revoltoso fue Alexander Ford. Es de aclarar que Ford, ante la ocupación alemana de su paí­s, se habí­a refugiado en la Unión Soviética y volvió con sus tropas dispuesto a documentar lo sucedido en su paí­s.

Tras Alexander Ford, viene un grupo de realizadores jóvenes, talentosos, crí­ticos. Especialmente en los años 1956-1981, cuando el régimen comunista perdió su severidad ideológica, el cine polaco consiguió, en su gran mayorí­a, evitar el cumplimiento de las exigencias propagandí­sticas del poder, y ponerse del lado de la sociedad. Fue en aquel periodo cuando se desarrollaron las dos corrientes artí­sticas más importantes en la historia del cine polaco: la “escuela polaca de cine”, de los años 1956-1961, y el “cine de la inquietud moral”, de los años 1975-1981 El realizador de más corta carrera – por su muerte prematura – fue Andrzej Munk(1921-1961) . De obra más extensa es su compatriota Jerzy Kavalerowicz (1922) Obsesionado, como todos ellos, por el tremendo desgarramiento bélico, realiza su obra en base a una construcción minuciosa, llena de signos que cargan de significación al contexto narrativo y estético.

El cuarto grande del cine polaco y quizá el mayor de todos ellos, es Andrzej Wajda (1926), el cual fungió primero como asistente de Alexander Ford. El estilo de Wajda es deslumbrante. Construye las secuencias utilizando violentas oposiciones, fuertes contrastes, y el resultado es una extrema exasperación, a veces romántica, a veces lí­rica. El amor y la muerte son sus temas, que surgen del choque entre realismo y romanticismo caracterí­sticos de sus pelí­culas. Podrí­amos decir que encarnan en ellos su espí­ritu polaco, que le permite crear, y su razón que vigila, para que ese romanticismo no lo deje evadirse de la realidad sino profundizar en ella, valiendose para ello de violentos contrastes y, además, haciendo gala en cada cuadro de su extraordinario sentido visual, pero sin que esto llegue a afectar la consistencia de su demoledoramente distanciado y misántropo discurso. Junto a Wajda, entre los artistas de la “escuela polaca de cine”, ocupa un lugar importante Kazmierz Kutz (1929), autor de hermosas pelí­culas que muestran el folclore de la Alta Silesia.

De una nueva camada de jóvenes directores, habrí­an de destacarse Krzysztof Zanussi, Roman Polanski.Jerzy Skolimoski y Andrzej Zulawski. El primero, de una obra más rigurosa en lo que se refiere a un contexto “localista”, realiza la mayor parte de su filmografia en Polonia, y su nombre se da a conocer en los certaménes internacionales desde finales de los sesenta. Por su parte, La obra de Roman Polanski, dividida entre las opiniones encontradas entre aquellos que le consideran un maestro y la de otros para quienés no pasa de ser un cineasta menor, detentor de un tipo de cine menos riguroso que el de sus contemporaneos, se vuelca en foco de atención por parte de los medios y la critica internacional, debido a la presencia habitual de sus cintas disputando premios en los más prestigiosos festivales internacionales y por los escandalos alrededor de su vida personal, repartiendo su obra principalmente en los Estados Unidos y Gran Bretaña.

Jerzy Skolimoski comenzó su carrera en Checoslovaquia y luego se traslado a Gran Bretaña, donde se instala durante un tiempo antes de terminar por residir en Australia, lapso durante el cual lleva a cabo films de un llamativo rigor formal y puesta en escena. Por su parte, Andrzej Zuslavsky irrumpe de manera sorpresiva y violenta en el panorama del cine internacional, con obras de marcada tendencia a la esquizofrenia tanto narrativa como a la descripción psicologica de los ominosos mundos por los que transitan sus personajes, en una obra sin duda no apta para todos los paladares, pero plena de gran complejidad e interés.


.
En el transcurso de los años van cambiando las posibilidades técnicas, algunos jóvenes actores adquieren popularidad, jóvenes directores quieren mostrar nuevos fenómenos de una manera diferente, etc., pero son procesos continuados. Sin embargo, la transición de 1989 a 1990 es una época importante en la historia del cine polaco, ya que fue entonces cuando se derrumbó definitivamente el comunismo. Los directores y guionistas se vieron repentinamente libres de toda limitación en su trabajo, pero se enfrentaron a las dificultades propias de una economí­a de mercado: la competencia y la lucha por el público. Este fenómeno empezó a percibirse ya en los años ochenta. En sus últimos diez años de existencia, el gobierno comunista permitió prácticamente una libre presentación de pelí­culas norteamericanas, proyectadas antes en cantidades mí­nimas. El público joven se volcó por entero en el cine norteamericano, mientras que los espectadores mayores dejaron, prácticamente, de ir al cine. Es así­ como el cine polaco se encontró en un vací­o. A comienzos de los noventa, apenas sí­ aparecí­a en algún cinematógrafo; incluso si se estrenaba una pelí­cula polaca, a los pocos dí­as debí­a hacerle sitio a una norteamericana. Sin embargo, se seguí­a haciendo pelí­culas. Los fondos para el rodaje provení­an de dotaciones públicas y de la televisión, también pública. Al cabo de algunos años, comenzó a apoyar la producción la televisión privada Canal+, a la cual se sumaron luego las empresas distribuidoras. La repentina explosión de libertad a comienzos de la década se reflejó en el cine de la manera menos esperada. Fue entonces cuando apareció en la pantalla toda la desesperante realidad cotidiana del comunismo. Al revocarse la ley marcial, declarada el 13 de diciembre de 1981 para acabar con el movimiento de “Solidaridad” (habí­a durado 19 meses), las condiciones de vida eran dificilí­simas y no habí­a nada que pareciera indicar alguna esperanza de mejora. Los directores de cine más conocidos guardaban silencio. Lo aprovecharon numerosos directores jóvenes que pretendieron llenar el vací­o con otras tantas pelí­culas decididamente malogradas.

Tras el cambio de sistema, en 1989, el cine polaco cambió su forma de funcionamiento: actualmente se encuentra organizado de manera similar a la de la mayorí­a de las cinematografí­as de Europa occidental de tamaño medio. Para la realización de sus proyectos, los directores buscan co-financiación extranjera y productores privados; con frecuencia reciben también ayuda de las televisiones, ya sean públicas o privadas. Las ideas más valiosas son apoyadas por el estado, que asigna a su producción por decisión del ministro parte del presupuesto destinado a la cultura. Como industria, el cine polaco demostró nuevamente su eficiencia ya a principios de los años 90, principalmente de la mano, en esta ocasión, de cineastas como Kristoff Kieslovski, Jan Jakub Kolski, y Agnieszka Holland. Si bien este cine se realiza en un nuevo sistema democrático, fué que su tradición artí­stica se consolidó en los años de la Polonia Popular, siguiendo particularmente viva la tradición de la primera corriente, la de la llamada “escuela polaca”.

Otra cosa sucedió con la otra corriente clásica del cine polaco: el “cine de la inquietud moral”, que, a partir de una imagen de la realidad, criticaba la desnaturalización del sistema comunista en Polonia. Dos de los más destacados creadores -que lograron superar el intervencionismo sumario – son los ya mencionados Agnieszka Holland (1948) y Krzysztof Kieslowski (1941-1996), autor de la pelí­cula considerada como la obra maestra de esta corriente: No amarás ( Amator,1979). A finales de los años 80 y principios de los 90, Kieslowski alcanzó renombre como el principal director europeo. Con las diez pelí­culas de Decálogo estableció el modelo de cómo pasar de la simple observación de la realidad al planteamiento de preguntas fundamentales, importantes para todos. Los siguientes pasos por este camino fueron La doble vida de Verónica (1991) y la trilogí­a Tres colores (1993/94), todos con la inolvidable música de Zbigniew Preisner.

El “cine de la inquietud moral” constituye todaví­a un modelo productivo de creación. Entre sus representantes, los más apreciados son Krzysztof Zanussi (1939), Krzysztof Krauze (1953), Robert Glinski (1952) y Piotr Trzaskalski (1967). Actualmente, lo más caracterí­stico en cuanto al desarrollo de la cinematografí­a polaca se refiere es el grupo de los autores-individualistas, que elaboran una original poética y se comunican con el público a través de la descripción de su propio mundo, creado a partir de fragmentos auténticos o mitologizados de su biografí­a. Entre los más consecuentes autores de este grupo se encuentra Andrzej Kondratiuk (1936). Desde hace años, realiza un cine autobiográfico privado, en el que cumple todas las funciones posibles: guionista, escenógrafo, productor e intérprete del papel principal. El principal burlador del cine polaco actual es Marek Koterski (1942), quien a través de sus protagonistas muestra el amargo destino del intelectual frustrado. Por su parte, el debutante más famoso de los años 90, Jan Jakub Kolski (1956), ha recreado en sus obras, un mundo aparte situado lejos de la civilización, en el campo, donde las preguntas éticas elementales suenan de lo más natural.

En Polonia hay dos escuelas artí­sticas estatales para la formación de cineastas. La más antigua y más famosa es la Escuela Estatal de Altos Estudios de Cine, Televisión y Teatro de Łódź, que funciona desde hace más de cincuenta años y que ha formado a muchos destacados directores, fotógrafos, actores, directores de producción, con Wajda, Polanski y Kieslowski a la cabeza. La segunda es la Facultad de Radio y Televisión de la Universidad de Silesia en Katowice. Ambas escuelas forman también estudiantes extranjeros. Acabados los estudios, la televisión polaca facilita el despegue de las nuevas promesas, permitiéndoles la realización de sus primeros largometrajes en el marco del ciclo “Generación 2000″. Los jóvenes realizadores enriquecen el cine nacional con una nueva perspectiva como gente formada ya en la Polonia democrática, libres de los prejuicios y los complejos de sus padres.

Entre los muchos festivales de cine que se organizan cada año en Polonia, son tres los de mayor significación. Para la cinematografí­a nacional el más importante es el Festival Nacional de Largometrajes de Gdynia, que se organiza desde 1974, y en el que cada mes de septiembre se muestra la totalidad de la producción polaca; el Grand Prix lleva el nombre de León de Oro. El de mayor tradición es el Festival de Cine de Cracovia, que se realiza sin pausa desde 1960, y que incluye dos concursos distintos, uno nacional y otro internacional; en estos concursos se otorga el Lajkonik de Oro y el Dragón de Oro a los mejores documentales y cortometrajes. El que tiene una tradición más breve es el que desde 1993 se organiza a finales de noviembre y principios de diciembre, y que recibe el nombre de Festival Internacional de Fotógrafos de Cine “Camerimage”, que concede al mejor fotógrafo del mundo la Rana de Oro.

En Polonia la teorí­a cinematográfica, que se enseña en todas las universidades del paí­s, tiene también una particular importancia y por ello se le presta una especial atención. Estudios de cine ofrecen también la Universidad Jaguellónica de Cracovia y la Universidad de Łódz. Entre las muy variadas revistas de cine, las más importantes son el “Kwartalnik Filmowy”, cientí­fico, y dos mensuales: la más ambiciosa “Kino” (tipo “Cahiers du cinéma) y la popular “Film” (tipo “Premiere”).

ASHES AND DIAMONDS
POPIÓŁ I DIAMENT
Poland
1958
103 Min
Black and White
1.66:1
Polish

DIR Andrzej Wajda
SCR Andrzej Wajda, Jerzy Andrzejewski
DP Jerzy Wojcik
CAST Zbigniew Cybulski, Ewa Krzyzewska, Waclaw Zastrzezynski, Adam Pawlikowski, Bogumił Kobiela, Jan Ciecierski, Stanislaw Milski, Artur Mlodnicki, Halina Kwiatkowska, Ignacy Machowski, Zbigniew Skowronski, Barbara Krafftówna
ED Halina Nawrocka
PROD DES Roman Mann
SOUND Bogdan Bienkowski
Venice: FIPRESCI Prize

MOTHER JOAN OF THE ANGELS
MATKA JOANNA OD ANIOŁÓW
Poland
1961
112 Min
Black and White
1.33:1
Latin, Polish

DIR Jerzy Kawalerowicz
SCR Jerzy Kawalerowicz, Tadeusz Konwicki, Jarosław Iwaszkiewicz
DP Jerzy Wojcik
CAST Lucyna Winnicka, Mieczyslaw Voit, Anna Ciepielewska, Maria Chwalibóg, Kazimierz Fabisiak, Stanislaw Jasiukiewicz
ED Wieslawa Otocka
MUSIC Adam Walacinski
Cannes (In Competition): Jury Special Prize

SALTO
Poland
1965
104 Min
Black and White
Polish

DIR Tadeusz Konwicki
SCR Tadeusz Konwicki
DP Kurt Weber
CAST Zbigniew Cybulski, Gustaw Holoubek, Marta Lipinska, Irena Laskowska, Wojciech Siemion
ED Irena Chorynska, Jadwiga Jakubowska
PROD DES Jaroslaw Switoniak
MUSIC Wojciech Kilar
SOUND Aleksander Golebiowski

THE SARAGOSSA MANUSCRIPT
RĘKOPIS ZNALEZIONY W SARAGOSSIE
Poland
1965
182 Min
Black and White
2.35:1
Polish

DIR Wojciech Has
SCR Tadeusz Kwiatkowski, Jan Potocki
DP Mieczysław Jahoda
CAST Zbigniew Cybulski, Iga Cembrzyńska, Elżbieta Czyżewska, Gustaw Holoubek, Stanisław Igar, Joanna Jędryka, Janusz Kłosiński, Bogumił Kobiela, Barbara Krafftówna, Jadwiga Krawczyk, Sławomir Lindner
ED Krystyna Komosinska
PROD DES Tadeusz Myszorek, Jerzy Skarżyński
MUSIC Krzysztof Penderecki
SOUND Bohdan Bienkowski
New York (Retrospective), Venice, Toronto (Polish Retrospective), Athens

<7a>

THE THIRD PART OF THE NIGHT
TRZECIA CZĘŚĆ NOCY
Poland
1971
105 Min
Color
1.66:1
Polish

DIR Andrzej Żuławski
SCR Andrzej Żuławski, Miroslaw Żuławski
DP Witold Sobociński
CAST Małgorzata Braunek, Leszek Teleszyński, Jan Nowicki, Jerzy Goliński, Anna Milewska, Michał Grudziński, Marek Walczewski
ED Halina Prugar-Ketling, Jadwiga Leśniewicz
PROD DES Teresa Barska
MUSIC Andrzej Korzyński
CPH PIX (Retro: Żuławski)

THE HOUR-GLASS SANATORIUM
SANATORIUM POD KLEPSYDRĄ
Poland
1973
124 Min
Color
1.66:1
Polish

DIR Wojciech Has
SCR Wojciech Has
DP Witold Sobociński
CAST Jan Nowicki, Tadeusz Kondrat, Irena Orska, Halina Kowalska, Gustaw Holoubek
ED Janina Niedzwiecka
PROD DES Andrzej Plocki, Jerzy Skarżyński, Maciej Maria Putowski
MUSIC Jerzy Maksymiuk
Cannes (In Competition): Jury Prize, New York (Retrospective)

QUO VADIS?
QUO VADIS?
Poland, United States
2001
170 Min
Color
Polish

DIR Jerzy Kawalerowicz
EXEC Jerzy Frykowski, James Ordonez
PROD Miroslaw Slowinski .
SCR Jerzy Kawalerowicz, Henryk Sienkiewicz
DP Andrzej Jaroszewicz
CAST Magdalena Mielcarz, Boguslaw Linda, Michal Bajor, Jerzy Trela, Franciszek Pieczka, Krzysztof Majchrzak, Rafal Kubacki, Andrzej Tomecki, Jerzy Nowak, Zbigniew Walerys, Agnieszka Wagner, Malgorzata Pieczynska, Marta Piechowiak, Danuta Stenka, Małgorzata Foremniak, Teresa Marczewska, Marta Bizon, Stefan Burczyk, Paweł Deląg
ED Cezary Grzesiuk, Chuck Bush
PROD DES Janusz Sosnowski
MUSIC Jan A.P. Kaczmarek
SOUND Piotr Knop

KATYŃ
Polonia
2007
117 Min
Color
2.35:1
Polaco, Alemán, Ruso

DIR Andrzej Wajda
EXEC Michał Kwieciński
PROD Katarzyna Fukacz-Cebula
SCR Andrzej Mularczyk
DP Paweł Edelman
CAST Andrzej Chyra, Maja Ostaszewska, Artur Żmijewski, Danuta Stenka, Jan Englert, Magdalena Cielecka, Agnieszka Glińska, Pawel Malaszynski
ED Milenia Fiedler
PROD DES Magdalena Dipont
MUSIC Krzysztof Penderecki
SOUND Jacek Hamela

Read less